Sin una habitación propia

"Sin una habitación propia" es un proyecto autobiográfico surgido ante la imposibilidad de encontrar ni tiempo ni espacio para crear, debido a mi maternidad en solitario. El título, obviamente, está basado en el ensayo de Virginia Wolf "Una habitación propia" y extrapolado a la creación artística.

Debido a esa falta de una habitación propia, todos los dibujos y acciones transcurren en el salón de mi casa y debido a la falta de tiempo, los "artistas invitados" colaborarán en mis labores domésticas y en el cuidado de los niños. Todos serán hombres artistas de reconocido prestigio internacional. Una selección de sus obras más reconocidas serán intervenidas artísticamente por mi hija de 3 años.

Porque... ¿cómo hubiesen sido esas obras sin una habitación propia y teniendo niños que cuidar?

Destacar el valor del proyecto en el contexto de superar estereotipos androcéntricos y discriminaciones vigentes para visibilizar la diversidad y reconocer como un valor determinante las aportaciones de las mujeres en el avance hacia sociedades más igualitarias, inclusivas, justas y democráticas.

Quiero hacer pensar sobre las especificidades de roles, funciones, intereses y necesidades distintos que ha habido siempre de hombres/mujeres y cómo esas especificidades podían haber cambiado y pueden cambiar la creación artística eliminando barreras de género.

El proyecto hará pensar el papel de las mujeres a lo largo de la Historia del Arte. "Sin una habitación propia" ofrece un enfoque femenino y novedoso relativo a la creación artística y la maternidad.

En su ensayo, Wolf dice sobre las mujeres que "durante siglos habían educado su sensibilidad las influencias de la sala de estar". Pues bien, cambiemos esa sala de estar y a las personas que están en ella.